¿Qué pasa con los otros? (Lc 4,38-44)

Los otros nos molestan. No piensan como nosotros. No creen lo que nosotros. No aman lo que nosotros. Y, lo que pensamos muchas veces, no son tan buenos como nosotros.

La cuestión es… ¿para qué estamos aquí? ¿Para quién? ¿Para qué estamos en la Iglesia? ¿Para quién? ¿Para qué estoy en la educación? ¿Para quién? ¿Para qué estoy en las redes sociales? ¿Para quién? ¿Para qué son mis dones? ¿Para quién?

Cuidado. No vaya a ser que la comodidad venza al ardor evangélico, que la sintonía venza al fuego apostólico. Cuidado. No vaya a ser que a los otros se les prive de escuchar la Buena Noticia sólo por puro interés (o desinterés) personal.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *