Ayudar a echar raíces (Mt 13,1-9)

¿Cómo es posible que ese joven, que había venido a tantas pascuas, convivencias y retiros, ya no esté? ¿Cómo es posible que de un día para otro haya desaparecido?

Estas preguntas nos las hacemos muchas veces aquellos que somos catequistas, responsables de pastoral, acompañantes… Son preguntas que nos atormentan en cierta medida. Por un lado, son un aguijón que nos recuerdan que no todo depende de nosotros y de nuestras propuestas. Las personas son libres y tienen su proceso. Y eligen. Por otro lado, nos dan una idea de que muchas veces venir a todo en una época no es sinónimo de encuentro con el Señor.

En la parábola que ofrece Jesús hoy dice: «Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol. se abrasó, y por falta de raíz se secó.» Es curioso. Brotó. En algún momento parecía que eso salía… pero llegó el sol y se secó. Falta de raíz. La raíz es eso que va hacia adentro, que busca en lo profundo, que anhela agua y sales, que crece.

Tal vez nuestra tarea hoy sea proponer menos cosas y ayudar a que la raíz crezca con cada una. Azuzar el deseo, enseñar a ir hacia adentro, suscitar búsquedas, animar a buscar alimento…

Un abrazo fraterno – @scasanovam

2 comentarios
  1. Jose
    Jose Dice:

    No sabes lo que disfruto leyendo tus publicaciones en este blog, cuánto me ayudan y me sirven. Y para colmo, lo leo a través de RSS, por lo que ni siquiera se me contabilizará como visitante en las estadísticas, si las tienes. Así que sirva este comentario para agradecerte que escribas y que nos dejes leerte. Un saludo.

    Responder
    • Santi Casanova
      Santi Casanova Dice:

      Y tú no sabes cómo se agradecen estos comentarios. No sigo demasiado las estadísticas… he aprendido a no darles mucha importancia. Al final, lo único es aportar lo que puedo, pienso y siento. Muchas gracias Jose. Aquí seguimos. Un abrazo

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *