Evangelio para jóvenes – Domingo de la Solemnidad de la Santísima Trinidad

.Este pasado viernes, mi hijo mayor se graduó en Bachillerato. Fue un acto emotivo donde celebrar el camino recorrido y lo que está por venir. Se acaba una etapa y comienza otra preciosa. Y ahí estuvimos la familia entera apoyándole, celebrando a su lado y sintiéndonos orgullosos de él. La familia es el lugar privilegiado para aprender que lo de uno nos afecta a todos y que la vida es más bonita si es compartida. La familia es un circuito abierto donde el amor viaja de manera circular entre todos sus miembros y donde lo que uno necesita hoy, puede darlo a otro mañana. Dios también es familia. Leamos el evangelio de hoy [Jn 16,12-15]:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.
Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando.
Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.

Hoy celebramos la Santísima Trinidad. Eso que nos enseñaron de pequeños de que Dios es uno y tres a la vez no deja de ser un misterio. Pero no nos han enseñado a creer en la Trinidad. Creemos muchos en Jesucristo, en la Virgen, tenemos piedad por los santos o vete tú a saber… pero a la Trinidad la tenemos abandonada. ¡Y es un misterio precioso y un tesoro de nuestra fe, de tu fe! ¡Crees en un Dios-familia, en un Dios-comunidad, en un Dios-amor, en un Dios-comunicación!

  • «Mucha verdad por descubrir» – Jesús es un buen maestro y sabe de que nos cuesta entender algunas cosas. Va poco a poco. Y con cada uno, al ritmo que necesita. Jesús, como buen pedagogo y educador, ofrece atención personalizada. Contigo va a tu ritmo, así que no te apures si hoy todavía no entiendes muchas cosas. Las irás descubriendo. Es importante que te des cuenta de esto: la fe, el descubrimiento de la verdad, es también algo progresivo. Así que modera tu impaciencia, esa que tantas veces te traiciona y te hace sufrir queriendo saberlo todo ya. Pausa. Dios sabe más que tú. Déjale hacer a su manera.
  • «Padre, Hijo y Espíritu» – Lee bien el fragmento del evangelio de hoy. Es muy bonito descubrir la comunicación íntima de las tres personas. Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu están comunicados, son familia, comunidad y entre ellos circula la verdad, el amor, la paz. Entre las tres personas nos conducen, nos cuidan, nos guían. Hoy vives en el tiempo del Espíritu. Habla con él, con el Espíritu. Es tal vez lo que muchos de tus amigos pueden entender mejor de nuestro Dios. Cuando muchos hablan de una fuerza, de una energía, de un «algo» en lo que creen… tú puedes hablarles de ese Espíritu que te sostiene a ti, que procede del Padre y del Hijo y que actúa de ancho de banda entre los ellos y entre nosotros.
  • «Si Dios es comunidad…» – ¿Qué haces tú entonces intentando creer solo? ¿Qué haces tú intentando ser cristiano, cristiana, sin una comunidad de fe, sin una comunidad en la que celebrar, sin personas junto a las que crecer, a las que escuchar, a las que mirar, a las que ofrecerte… Si Dios es participación en sí mismo, ¿qué hacen estos cristianos intentando ser islotes en el océano? Piénsalo.

Hace mucho calor. La temperatura sube por momentos. Ojalá tu fe y la mía suban también sus grados, ojalá no nos conformemos con un clima suave y templado. Ojalá participemos del amor trinitario hasta que nuestro corazón arda y dé luz a los que lo necesitan.

Un abrazo fraterno

Santi Casanova

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.