Nosotros somos de Dios (1Jn 3,22 – 4,6)

bueno-o-malo.jpgAunque la contraposición «del mundo – de Dios» puede que tuviera mucho sentido en la época en la que fue escrita la carta de Juan, es un lenguaje que creo y compruebo día a día que no está superado por algunos. Ese discurso de «buenos» y «malos», de «injustos» y «justos», de algunos que apuestan por la verdad y de otros que se dejan llevar por sus apetencias… me parece falto de realidad, alejado de Dios…

Yo soy católico, cristiano, hijo de Dios. Intento formarme y crecer en mi fe y como persona. Creo que tengo una misión en el mundo y que Dios me sueña para algo y para alguien. Pero aunque me considero de «los de Dios» también soy de «los del mundo». Es más, no entiendo ser de Dios sin ser del mundo. Vivir en una sociedad concreta, conocer su problemática y vivir con sus dificultades y sus facilidades. Acercarme a todos, escuchar a todos, buscar la verdad de todos y en todo. Amar el mundo en el que vivo, sufrirlo y disfrutarlo. No sé…

¿No fueron en su momento «los de Dios» los que le recriminaban a Jesús estar con «los del mundo»?

Un abrazo fraterno

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.