Entradas

La sabiduría que no dan los títulos – I Martes Adviento 2018 – (Lc 10,21-24)

Una cosa es estudiar mucho, sacar buenas notas, tener muchos títulos, ser muy culto y frecuentar museos, óperas y tertulias literarias y, otra bien distinta, es ser sabio, gozar de la sabiduría. En la Biblia, hay un libro exclusivo para ella y, curiosamente, habla de cositas bien cotidianas y pequeñas. Seguro que mi amigo y hermano José Fernando tendría mucho que decir y explicar sobre la sabiduría, sobre aquello que tantos hombres y mujeres a lo largo de la historia han deseado alcanzar y se han atrevido a definir. Pero la sabiduría del Evangelio es diferente y es para todos.

“Has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños”

La sabiduría de la pequeñez es la que nos propone Jesús y, sí, tiene que ver con Dios. Pero creo que no tanto a nivel teológico. No es algo reservado a estudiosos y licenciados. Es un horizonte para ti, para mí. Yo he conocido a algunos sabios y sabias en mi vida. Personas que, muy al contrario de lo que pudiera parecer, supieron afrontar su existencia desde el conocimiento de lo que es realmente importante. Un coach de hoy diría que sabio es aquel que saber vivir dando importancia a lo verdaderamente importante. Y para eso no hace falta ser ningún gurú. Simplemente hace falta tener el corazón bien abierto, la mirada afinada y el oído presto.

“¡Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis!”

Sabio es el que reconoce a Dios en su cotidianeidad. El que no espera milagros sino que los reconoce. El que espera salvación porque se sabe salvado. El que celebra el amor pequeño y frágil y, desde ahí, lo hace grande y eterno. El que mira al mundo con cariño y benignidad. El que juzga poco y procura entender y acercarse. El que descubre lo bello de las personas y no se rasga las vestiduras con sus errores. El que tiene las ideas claras pero no necesita imponerlas con el discurso, pues su vida es suficientemente potente en cuanto a testimonio de lo que cree.

Ojalá este tiempo de Adviento nos sumerja en la sabiduría de Dios. Sólo desde ahí contemplaremos el misterio de Nochebuena con esperanza.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Interpretar sueños (Dn 5,1-6.13-14.16-17.23-28)

A los ojos de mucha gente no es más que una visión interesada de quién quiere llevar el asunto a su terreno pero yo creo que no. Muchas veces, como Daniel el profeta, he interpretado situaciones, acciones, detalles y casualidades y he visto en allas un mensaje de Dios para mi.

No voy a enumerar todos los momentos en los que ésto ha sucedido de manera más intensa pero lo que puedo asegurar es que es parte del secreto. Cuando uno dirige su antena adecuadamente, vive su fe en comunidad y se esfuerza por saber qué quiere Dios de uno… no puede más que interpretar lo que sucede a su alrededor desde Dios. Como toda interpretación, es subjetiva, por supuesto. A los ojos de otros es mera fabulación y es muy difícil dar razones de ello que sean convincentes. Pero la prudencia, la sabiduría, la confianza, la clarividencia… son también dones que uno va recibiendo poco a poco y que le ayudan a seguir la brisa del Espíritu de manera más segura.

Yo, desde luego, seguiré interpretando sueños de cara a resolver problemas.

Un abrazo fraterno

Día de difuntos… a la luz del libro de Sabiduría

cementerioUna de las lecturas propuestas del día de hoy es del libro de la Sabiduría, un libro bastate novedoso en muchos de sus planteamientos para su época. Hoy la verdad es que ha inspirado mi oración a raíz de alguna de sus frases. Viene a decir la Palabra en Sabiduría que, pese a la derrota que parece la muerte, aquellos que nos han acompañado siguen vivos, que su espíritu permanece entre nosotros. Y me acordaba de tantas cosas…

El día de Difuntos es un día para el recuerdo. Ése puede que sea el trasfondo de la avalancha en los cementerios, flores en mano, que se produce en muchos lugares de España. Yo lo viví de niño. Mi abuelo paterno murió siendo mi padre un adolescente y fue siempre tradición (y más siendo gallegos) ir a poner flores a su tumba la familia entera y rezar juntos padrenuestros y avemarías por su alma allí delante. Ese era el único recuerdo compartido de mi abuelo que se vivía en familia. Por otro lado, mi familia materna lo hace de manera distinta. Nunca nadie visitó el cementerio para ir a ver a mi abuelo materno pero su recuerdo en casa es constante y alegre. Son dos modelos y los dos son válidos y expresión de un sentimiento colectivo. Ambos me han configurado y me sirven hoy para recordar a mis antepasados igual que hacían ya los antiguos. Recuerdo con agrado las escenas de Gladiator en las que Máximo se encontraba con sus muertos y los hacía presentes en su día reconociendo que, de alguna manera, ellos seguían viviendo en él.

Y por último, pensaba lo incoherente de la vivencia cristiana mayoritaria con respecto a la muerte. Por un lado la creencia en la Resurrección y el encuentro con el Padre después de la muerte y por otro unas celebraciones tristes, lloros por doquier, tristeza y lamentos dramáticos y una especie de tabú y halo misterioso que nos educa desde niños en una visión temeraria del fin de la existencia.

Ojalá nos paseáramos más por los cementerios en vida, como decía el gran humorista catalán Capri. Pasearse en vida. Trascender el sentido de la vida y descubrir lo importante que es centrarse en el presente y en lo importante.

Mi recuerdo hoy es para aquellos que me precedieron.

Un abrazo fraterno

Págales por ti y por mi (Mt 17,22-27)

Tal como me ha llegado esta Palabra de Jesús hoy es, sin duda, una lección a mi afán de polemizar que muestro de manera tan usual en mi día a día.

Jesús, sabiamente, sabe elegir las batallas en las que vale la pena luchar. Hoy no quiere escandalizar. En otras ocasiones escandaliza sin pudor. ¿Qué diferencia hay pues? Pues tal vez lo que se juega en cada ocasión. No todas las batallas merecen la misma cantidad de sudor y energía; es más, muchas batallas no merecen ni ser afrontadas. Jesús suele dejarse la piel en aquellas batallas en las que está en juego la persona: su dignidad, su libertad, su ser… Lucha contra la opresión, la injusticia, la manipulación… Pero en estas batallitas de impuestos, de “chorraditas” oficiales no parece gastar ni un ápice de su fuerza.

Elegir bien aquello en lo que merece la pena escandalizar, gritar, sublevarse, etc. es algo importante que yo no acabo de descubrir. Me meto en mil charcos y en mil discusiones inútiles que no ganan metros para el Reino. A ver si poco a poco y con la ayuda de Dios voy ganando en sabiduría.

Un abrazo fraterno

Esperad y apresurad (2Pe 3, 12-15,17-18)

¡Qué manera de empezar! ¡Parece contradictorio si se lee rápido! Es como si Pedro me pidiera que meta primera y quinta a la vez. Es como si me dijera que me deje querer y a la vez que me lance. Es como me pidiera que agote la posesión y, a la vez, que haga un ataque rápido.

Pero no. Creo que es muy sabio lo que me plantea Pedro hoy. Dos verbos que, juntos, son brutales. Esperar que Dios me abra puertas y, a la vez, apresurarme en encontrar mi sitio. Esperar el amor y apresurarme a amar. Esperar un mundo mejor y, a la vez, apresurarme a construirlo. Esperar que pueda cambiarme y conocerme y, a la vez, apresurarme y dedicarme tiempo.

Saber que la esperanza es una virtud y que, a la vez, no hay tiempo que perder.

Un abrazo fraterno

No enseñaba como los letrados… (Mc 1, 21-28)

… sino con autoridad”.

 Desde luego entiendo que la autoridad de la que habla el Evangelio es algo especial pues la pone como contrapunto a los letrados del momento. Si los letrados eran los que sabían leer y escribir, los conocedores de las normas, de los preceptos, de la Escritura… los sabios y doctos… ¿De qué autoridad estará hablando el Evangelio para contraponerla a la autoridad derivada del conocimiento, de la cultura, de la preparación intelectual…?
autoridad.jpg
Lo que yo saco de aquí es que hay una autoridad vital que uno no se labra sino que le otorgan. ¿Qué ve la gente para dar esa autoridad a alguien? Algo distinto sin duda a lo que verían en los letrados. Tal vez una coherencia vital entre lo que se dice y lo que se hace. Tal vez una preocupación y cercanía máxima a las personas, al pueblo, a los más desfavorecidos y a los que más sufren. Tal vez escucharían palabras y verían gestos liberadores y no opresores…

La autoridad de Cristo nada tiene que ver con los méritos, ni con los títulos, ni con los puestos de poder, ni con la clase social… Es otra cosa. Y muchos años después, sigue siendo igual…

Un abrazo fraterno