Son sabios, no magos (Eclo 24,1-2.8-12)

Lo de magos está muy bien para la niñez. Pero yo prefiero llamarlos sabios. Porque cuando la magia no da respuestas, allí está la sabiduría.

Y es que esto de creer no se basa tanto en milagros como en búsquedas, salidas, caminos, seguimientos… y en reconocer a Dios en la pequeñez del ser humano en la más profunda de las oscuridades.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *