Programa electoral de Jesús: la cruz de cada día #cuaresma

Perder la vida.

Perder… ¡A mí no me gusta perder ni a las canicas! Y el Señor me llama a perder la vida por Él… Me cuesta tragar aunque, curiosamente, algo de mi vida la estoy dando ya por Él…

No me gusta el sufrimiento. Me da miedo sufrir. Me da miedo que los míos sufran… Él me dice que no tenga miedo.

Y cargar con la cruz cada día… ¿Qué pasa con el Estado del Bienestar? ¿Qué pasa con el relax? ¿Qué pasa con la felicidad? ¿Qué pasa con la tranquilidad? ¿Qué pasa con el éxito? ¿Qué pasa con el dinero? ¡Cruz! ¡Cada día!

Esta es la propuesta de seguimiento que nos hace el Señor Jesús. Con este programa, no gana las elecciones… pero yo quiero ir con Él. Yo le quiero a Él.

Un abrazo fraterno

Un Salmo para la Cuaresma (Salmo 50) #cuaresma

Hoy comienza la Cuaresma y, tras leer las lecturas del día, creo firmemente que este Salmo que se nos propone hoy, con el que el Rey David y multitud de santos a lo largo de la historia pidieron perdón a Dios, debe ser un Salmo de cabecera para cada día de nuestra vida.

1. Implora la misericordia y el perdón de Dios Padre.

2. Nos hace conscientes de nuestro pecado.

3. Pide la presencia permanente del Espíritu.

4. Reconoce la capacidad de Dios de obrar el milagro en nosotros.

Porque así es. Sin Él, poco o nada somos, ceniza. Nos desviamos de su Palabra y de su Deseo tantas veces… Somos tan volubles, tan débiles ante el poder, el placer, la comodidad… Pedir perdón nos cura y sabemos que Él siempre perdona. Su Misericordia es infinita.

La vida es una lucha continua, una auténtica guerra personal y colectiva entre el bien y el mal. Necesitamos al Espíritu, la mayor de nuestras armas. Con Él, la esperanza no desaparece. Con Él, el milagro se obra aún cuando todo parece perdido.

Un abrazo fraterno

Jesús, nuestro referente en comunicación #iCongreso

Leo el Evangelio de hoy y me quedo perplejo al leer “el que me envió es veraz, y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él”… Está claro. ¿Para qué le seguimos dando tantas vueltas? Se trata de comunicar lo que hemos aprendido de Dios, como Jesús. Esto tiene muchísimo calado a la luz del reciente #iCongreso.

Comunicar lo aprendido de Dios tiene, sin duda, un matiz tremendamente personal, experiencial… Quién no se encuentre con Dios y aprenda día a día de Él, difícilmente será un buen #iMisionero. Es el testimonio de mi encuentro con el Padre lo que se me pide comunicar. Cada uno el suyo.

¿Qué llevo yo aprendido de Dios?

1. Vivir en confianza y despreocupadamente. Y se vive muy bien, sabiendo que mi vida está manos del que más me ama; sabiendo que mi guardián nunca duerme y que no permitirá que resbale mi pie.

2. Que debo amarle y descubrirle en cada persona, en cada pieza de la Iglesia. Que cuánto más conozca y ame de esta Iglesia nuestra, tan diversa, más conoceré y amaré a Dios.

3. La alegría es la sintomatología de la gracia. Cuando falta… algo falla.

4. Que soy grande y pequeño. Que el Señor espera de mí lo mejor y que, sin Él, poco puedo conseguir.

Comuniquemos lo aprendido de Dios. Sin cansarnos. Y su fuerza será grande…

oleo

Condenamos todos… menos Jesús #alaluzdelaPalabra

Siempre que leo este Evangelio siento a identificarme con aquellos que, piedra en mano, estaban dispuestos a apedrear a la adúltera. Yo soy de los que piensan, muchas veces, que anida mayor pecado en el “otro” que en mí mismo y, tal vez, sintiendo y pensando eso me pierdo algo muy grande: el perdón sin condena de Jesús.piedra

Y es que Jesús no es que conceda el tercer grado o arresto domiciliario o dé permisos por el buen comportamiento… No, no es eso. ¡Es mucho más fuerte! Jesús ni siquiera condena. Te deja libre.

¿Experimento eso en mi vida? ¿Experimento ese perdón integral? Lo he experimentado en momentos puntuales y me siento tan afortunado y a la vez tan pequeño, tan en gracia, tan fuerte después…

Lo que no me gusta tanto es la segunda parte… “Vete y no peques más” dice Jesús. Es la segunda parte del perdón. Del perdón de cualquiera, también de Jesús. Que no vuelva a suceder… Y no me sienta bien. El perdón no se dispensa a granel. No es un caramelito que una coge cuando tiene tos… El perdón, si es asumido integralmente, debe cambiar el corazón. El Señor perdona lo que haga falta pero…

¿Hago yo lo posible para que no vuelva a repetirse? ¿Oriento mi voluntad hacia la santidad?

Creo que no hago lo suficiente. Jesús lo sabe y me sigue esperando pacientemente.

Un abrazo fraterno

Juan Bautista: desierto vs. twitter (Lucas 3, 1-6)

Me llama mucho la atención esta frase del Evangelio de hoy: “vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto”. Ha centrado mi atención en la oración por varias razones.

1. Juan es elegido y la Palabra le es dada. Juan no es profeta porque no tuviera otra cosa que hacer en su vida. Y no es tanto él quien predica sino Dios quien habla a través de él. Es Dios quien elige, quien habla, quien actúa… Aquí radica la fuerza profética, la autoridad del que habla, la capacidad de tocar corazones ajenos y llamarles a una auténtica conversión. desierto1

2. Esta acción de Dios sobre Juan se produce en el desierto. No en el tumulto. No en el ruido. En la soledad. En la oración. En el desapego. En el abandono en la Providencia.

En este Adviento que vivimos, en medio de una Nueva Evangelización y en medio de toda la reflexión sobre la presencia de la Iglesia en internet y en las redes sociales, en medio de la #iEvangelizacion; creo que esta Palabra es fundamental. El #iTestigo, el #iEvangelizador, el #iMisionero… no es aquel que se lanza a twitter, a facebook, a su blog, etc. a proclamar aquello que él piensa, que él opina, que él cree. El auténtico y útil #iMisionero es aquel que se lanza a twitter, a facebook, a su blog, etc, a donde está la gente, tras haber recibido la Palabra en el desierto. Si no hay Paabra, no hay misión, no hay mensaje, no hay verdad. Si no hay desierto, no hay Palabra.

Que este Adviento, Señor, me prepare una vez más, mejor si cabe, para recibirte. Que me abra a tu acción, que cuide mi interioridad, que crezca en mi oración, que camine en mi desierto; abajando aquello con lo que me crezco y ensalzando aquello que es reflejo de Ti.

Un abrazo fraterno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La casa sobre roca (Mateo 7, 21. 24-27)

Mi hijo más pequeño, Juan, tiene 2 años recién cumplidos y acaba de descubrir en youtube el corto de Disney de “Los tres cerditos”. ¡Le encanta! Y hoy, leyendo el Evangelio, me ha venido a la mente. En el fondo acabo de descubrir que ese corto es tremendamente evangélico :-).los tres cerditos cochinitos disney 1933 4

La historia cuenta cómo tres cerditos, tras independizarse, optan por tres maneras distintas de construirse una casa. Dos ellos, despreocupados, alocados, vividores, vaguetes y de poca madurez, deciden construirse casas de paja y de madera. El tercero, por contra, opta por el camino difícil, por la puerta estrecha: renuncia al ocio, renuncia a la diversión, trabaja a destajo en una casa de ladrillo, fuerte, segura, consistente…

El lobo siempre acaba por aparecer y de un soplido deja a los dos primeros sin casa, desguarnecidos, atemorizados… En cambio, no puede con el tercero que, además, sirve de cobijo para sus hermanos.

El Evangelio de hoy nos habla de todo esto: de construir una casa. Nos invita a ser el tercer cerdito y nos da la clave: escuchar la Palabra de Dios y ponerla en práctica; en definitiva, cumplir la voluntad de Dios. Si no lo hacemos, si sobrevolamos la fe, si nuestros hechos no acaban de corresponderse con lo escuchado, si decidimos ir por la puerta ancha… LA CASA SE DERRUMBARÁ. El lobo siempre acaba por aparecer… y es poderoso.

En este Adviento, empecemos a poner buenos cimientos…

Un abrazo fraterno

Aquel día… ¡que vuelva! (Isaías 11,1-10)

De las cosas más maravillosas que nos trae el adviento es la Palabra que nos llega, que nos inunda. Saborear al profeta Isaías empieza a hacerse tan imprescindible en mi vida… Esa Palabra, llena de esperanza, es tan necesaria en los tiempos que corren. De verdad… ¿Puede celebrarse la Navidad sin haber degustado, saboreado, tocado, sentido, olido, empapado… todo ésto? Yo creo que lo celebramos a medias.

Hoy es de esos días en que leo la Palabra en alto, la proclamo para mi mismo y para el mundo, aunque nadie haya escuchando en mi casa. Y me recreo en cada frase, en cada sílaba… y siento como mi alma se engrandece, mis ojos se abren, el pelo se me eriza.

Nos nace un Salvador. Lo necesitamos. ¡Lo quiero! ¡Quiero que venga! ¡Que siga viniendo! El mundo vive en tinieblas, cansado, triste, bajo el manto de la oscuridad. ¡Jesús! ¡Ven!

Ese día, el día en que Jesús reine de verdad en el corazón de las personas, todo habrá cambiado.

Un abrazo fraterno
vuelta_al_sol