Delicatessen de la fe (Sal 36)

«Sea el Señor tu delicia
y el te dará lo que pide tu corazón»

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *