En busca de intimidad (Jn 1,35-42)

«¿Qué buscáis?» les preguntó Jesús. «¿Dónde vives maestro?» respondieron ellos.

Uno se espera otras mil respuestas. Buscamos la respuesta a nuestras preguntas. Buscamos la felicidad. Buscamos a Dios. Buscamos lo eterno. Buscamos sentirnos bien. Buscamos nuestros sueños. Buscamos realizarnos. Buscamos el amor. No sé… ¡cualquier cosa menos ese «dónde vives»!

Dándole vueltas, he llegado a la conclusión de que la preguntita-respuesta puede tener más miga de lo que parece. Porque preguntar a alguien dónde vive, es sugerir que uno quiere conocer cómo es su hogar, dónde está el lugar donde esa persona se sabe «en casa», el lugar donde es más él… En realidad le están preguntando por su ser más íntimo. Es una pregunta preciosa.

Y más preciosa es la apertura de Jesús a compartir su intimidad con ellos. «Venid y veréis». Todos estamos invitados a compartir la intimidad de Jesús. Sólo hay que quererlo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *