Ir por el mundo pidiendo cabezas… (Mc 6,14-29)

Sí, las hay. Son esas personas que piden la cabeza de todo aquel que les molesta, que les dice cosas que no les gustan, que les hace escuchar verdades, que les desnuda ante las incoherencias de sus vidas. Esas personas que están negadas a dar la vuelta a su corazón, que se atrincheran en sus propias mentiras y que reaccionan con violencia ante quienes aportan una pizca de luz a sus vidas.

Son hijos de la oscuridad, esclavos del pecado más atroz. Y sí, existen. No seamos ingenuos. Si apostamos por seguir a Jesús, por clamar por la justicia, por denunciar la violencia, por pedir igualdad y cuidado para todos, por ofrecer amor donde otros sólo buscan beneficio… nos las encontraremos y nos harán daño.

¿Estamos dispuestos? Señor, ayúdame a estarlo, cuando llegue el momento.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *