La pesada carga de la Ley #Cuaresma

¿Cómo no le iban a crucificar? Jesús muestra una dureza y una exigencia total con escribas y fariseos, con aquellos que conocían la Ley, con aquellos que consideraban estar cerca de Dios. Y es extremadamente cariñoso y misericordioso con los pobres, enfermos y pecadores que se sabían necesitados de perdón y luz.

Creo, y lo digo con cuidado, que hoy seguimos viviendo esto dentro de nuestra Iglesia. Creo que en esta Cuaresma, yo el primero, debemos fijar la mirada en el Señor y reconocernos a nosotros mismos. Reconocer que nos sentimos superiores sin serlo, reconocer que juzgamos con dureza, que señalamos con el dedo, que transmitimos muchas veces una Buena Noticia que no es Buena, sinceramente… que más parece una carga que una liberación. Mirémonos en los ojos del Señor y descompongámonos ante Él. Porque somos débiles, pecadores, ciegos, necesitados más que nadie de su luz, de su mano, de su curación.

Miremos con compasión a nuestros hermanos. Con compasión y misericordia. Somos hermanos en Cristo, pecadores todos.

Un abrazo fraterno

fardos

1 comentario
  1. joseferjuan
    joseferjuan Dice:

    Puede que haya quien señala con el dedo y juzgue. Los hay. Claramente. Otros, sin embargo, son los que cargan y cargan, diseñan normas, proyectos, compromisos… Y no es lo mismo. Ni en cuanto a responsabilidad, ni en cuanto a forma de hablar. Porque también se habla de coherencia, de perdón, de misericordia… y ejemmm ejemmm. Aunque la comunión siempre es importante, no creo que deba ser «estéticamente lo primero» a toda costa.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *