Entradas

Solos en medio del lago (Mc 6,45-52)

He leído el Evangelio de hoy varias veces, para intentar captar algo más allá de lo de siempre. Cosas que le dan a uno de vez en cuando… Y me fijé en un detalle que, hasta ahora, me había pasado desapercibido.

Venimos de la multiplicación de los panes y los peces. Los discípulos tienen que estar extrañadísimos. Como diríamos hoy, “lo tienen que estar flipando”. De cinco panes y dos peces, de una situación de aparente precariedad, acaban recogiéndose canastos con las sobras. Impacto total. Jesús, que conoce muy bien (porque lo ha aprendido de su madre) que las cosas de Dios deben ser pasadas por el corazón, apremia a los discípulos a adelantarse en la barca. O sea, el propio Jesús, de alguna manera, les invita a vivir una experiencia de silencio, de rumiar lo vivido, de encontrar sentido a lo que había pasado,, de situar su propia figura en sus vidas… Dios nos procura también experiencias de soledad, de desierto, de dificultad…

¿Y qué sucede en ese tiempo? Que sobreviene la tempestad y que es sólo la presencia de Jesús la que, sin intervenir directamente, nos llena el corazón de ánimo, de esperanza, de fe. Con Jesús en medio, todo es posible. Jesús calma, multiplica, sostiene, fortalece, nos lanza a la comunidad y, en ella, nos invita a asumir riesgos, sabiendo que Él siempre está ahí, aunque a veces no lo reconozcamos y lo confundamos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¡No os metáis tan adentro! (Lc 5,1-11)

Una frase muy repetida entre los padres que estamos en la orilla del mar, mirando cómo se bañan nuestros hijos: “¡Nos os metáis tan adentro!”. Necesitamos saber que tenemos su baño controlado y que no va a haber ninguna imprudencia que pueda terminar en tragedia. Y es que meterse en lo profundo del mar da respeto.

A veces pienso que en esa protección orillera de mis hijos, proyecto el miedo que yo le tengo a ir hacia adentro en el mar. Me da miedo. Por si hay algún pez, por no hacer pie, por verla más oscura, por si me da un calambre y no llego, por las olas… Miedo. Por eso, cuando hoy leo el evangelio y escucho a Jesús diciéndole a Pedro eso de “rema mar adentro”, me entran los sietes males. Los israelitas no distaban mucho de mí. El mar era lugar de las peores calamidades y meterse en su profundidad era símbolo de ir hacia lo desconocido, hacia el peligro, hacia la desprotección.

Jesús viene hoy a lanzarme un mensaje importante. No tengo que tener miedo de ir hacia adentro, de arriesgarme, de perder mi seguridad. No está mal “no hacer pie” alguna vez en la vida. Seguirle va de esto. Seguir a Jesús va de jugársela, de perder el control propio… porque ya controla Él. Ojalá tengo esto muy presente en este comienzo de curso tan apasionante y, a la vez, tan “profundo” para mí. Ojalá me sepa acompañado por Él y no tenga miedo de ir hacia adentro, allá donde el mar asusta y, a la vez, enamora.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Si miras adelante, no hay lugar para el miedo (Mt 10,24-33)

No es lo mismo afrontar el presente confiando en un futuro de salvación y plenitud que afrontarlo viendo sólo un precipicio que nos espera, altanero, al final de nuestros días. No es lo mismo. Y es que es la esperanza en que la victoria es segura y en que Cristo nos espera con los brazos abiertos para llevarnos a una felicidad plena, lo que nos da una fuerza que vence todo miedo.

La esperanza en que esta vida no es el final nos anima a vivir nuestros días sin la pesada carga de lo definitivo. Sin miedo. Nos anima a aprovechar cada instante y a afrontar el dolor, el sufrimiento y la muerte con la certeza de que algo mejor nos espera, de que estas realidades son pasajeras.

Por eso vivir la vida siendo fiel a nosotros mismos y a nuestros principios y a nuestra fe, se convierte en algo irrenunciable. ¡Que el miedo no nos haga flaquear y vendernos al mejor postor o a aquellos que nos agobian, nos cercan, nos presionan y, a la postre, nos destruyen! El Señor nos da la energía suficiente y necesaria. No nos abandona nunca ni en la prueba ni en la dificultad. No nos deja. Seamos valientes. Practiquemos el maravilloso y placentero de vivir caminando ligero de equipaje. Libres. Ágiles. Sencillos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Aligera equipaje, que vas muy sobrado (Mt 10,7-15)

Pero ¿qué te crees? ¿Crees que sirve para algo esa altanería tuya, esa soberbia disfrazada de autoestima, esa falsa humildad con la que te vistes para no aparecer más alto que el mismo Cristo? ¿Crees que sirven para algo tus ideas, tan bien pensadas y matizadas? ¿Crees que sirven para algo tus músculos, tu forma, tu fuerza física? ¿Crees que sirve para algo la seguridad con la que juzgas, ejecutas y menosprecies a aquellos que, para ti, hacen mal casi todo? Vas muy sobrado. Y en este camino, en mi camino, todo eso es un peso que lo complica todo.

Yo te pido que te eches andar sin sandalias. Que estés dispuesto a abandonar tus proyectos. Te pido que te hagas pobre entre los pobres y que no busques mérito en ti. Te pido que te deshagas de seguridades, de ataduras, de puntos de retorno. Te pido que vacíes tus manos y que sueltes lastre. Te pido que vacíes tu cabeza y que abras de par en par tu corazón. En este camino, en mi camino, nada es lo que necesitas porque Yo te proveo de todo.

¿Quieres ser mi apóstol? ¿Quieres llevar la Buena Noticia a jóvenes, familias, niños…? ¿Quieres ser un buen escolapio? Pues hazte pequeño, necesitado, frágil. Y yo lo pondré todo en ti. Yo te haré rico de mí. Yo te protegeré, te daré las fuerzas, de guiaré en la ruta, sanaré tus heridas y actuaré a través de ti. Aligera equipaje y camina libre, en paz y lleno de amor.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

#LlamadoASerSanto (Lucas 13, 22-30)

En esta semana que nos lleva a la celebración de Todos los Santos estoy dándole vueltas al tema de la santidad. ¿Un santo se hace? ¿Un santo es alguien elegido para ser santo por el mismo Dios? ¿Realmente todos estamos en disposición de serlo? ¿Yo también?

calasanzCreo que ningún santo decide ser santo.  Es más, creo que ningún santo, si se le preguntara, se considera tal. Posiblemente porque todos somos conscientes de nuestra debilidad, de nuestras flaquezas, de nuestras dudas, de nuestras mediocridades, de nuestro pecado. Entonces… ¿qué sucede? ¿Qué convierte a alguien en santo? Creo que las lecturas de hoy son muy valiosas al respecto y me aportan mucha luz, mucha.

Lo primero lo deja claro el Evangelio: para ser santo hay que optar por la puerta estrecha. No se puede ser santo sin abrazar la cruz, sin seguir los pasos del Maestro. No hay alternativas ni atajos. Todos los santos eligieron, optaron, por el camino del Evangelio. Todos salieron de sí mismos al encuentro de Cristo. Todos dejaron para encontrar. Todos se despojaron y, al contrario del joven rico, dejaron atrás lo que les ataba y apostaron por la libertad. Todos pasaron por Getsemaní. Todos fueron crucificados.

Pero un santo es alguien que ha confiado en Dios, como dice el Salmo. Un santo es aquel que, consciente de sus limitaciones, de su pobreza, de su pecado…, deja que Dios ponga el resto. Un santo es aquel que no confía en sus propias fuerzas pero que se pone en manos de Dios para que obre el milagro.

Dios convierte la cruenta cruz en cruz de salvación. Dios da la cara por ti y por mi. Dios ha dado la cara por cada uno de los santos que nos precedieron y que nos iluminan y nos ayudan. Dios justifica a quién llama, como recuerda S. Pablo hoy.

Yo también he sido predestinado a esto. He sido llamado a ello. Y de la misteriosa fórmula de mi voluntad, mi pequeñez y la acción de Dios saldrá… ¿un santo? Yo no lo veo. Me siento taaaaaan lejos. Que el Señor se apiade de mi porque, para empezar, no siempre elijo la puerta estrecha.

Un abrazo fraterno

Quiero rezar más. ¿Y tú? (Timoteo 2, 1-8)

Qué Palabra nos dices, Señor… Qué cosas tan hermosas nos cuentas. ¿Por qué habrá gente que se acerca tan poco a lo que nos dices? ¿Por qué a otros nos cuesta tanto poner en práctica lo que nos sugieres? ¿Por qué no tenemos la fe del centurión, Señor? ¿Por qué somos de mollera tan dura?

119397Hoy nos pides que recemos, por todos, por todo. Nos pides que oremos con fuerza. Con confianza. Con fe. Y nos pides, hoy especialmente, que encomendemos a los políticos, a los dirigentes, a los reyes… a aquellos en cuyas manos, hemos dejado los pueblos nuestros destinos y que, seamos sinceros, tantas veces hemos pensado que son las manos equivocadas. El Papa hoy lo ha dejado bien claro: no es cristiano quién no se involucra en política. Rezar por los políticos es involucrarse, ¡y tanto! ¡Ojalá frecuentáramos más esta costumbre tan sencilla! ¡Mejor nos irían las cosas! Pero el Papa Francisco también ha sugerido que hay católicos, cristianos, que deben dar un paso al frente e involucrarse a fondo para cambiar el corrupto panorama del que nos quejamos. Yo me siento llamado pero… me da miedo, ¡pánico! Miedo de perderlo todo, de perderme, de perder a mi familia. Por otro lado pienso que si es el Señor el que llama, ya me capacitará ¿no? Él conoce a quién elige…

Quiero rezar más. Quiero rezar más apasionadamente, como si la vida me fuera en ello. No quiero una oración tibia y de carrerilla. Quiero que mis hijos me vean rezar más y llevarles, así, al camino de la oración. ¿Hay otro camino mejor?

Hoy me acostaré y rezaré completas. El Señor me conoce y sabe que, tal vez, mañana el cansancio me venza y que, una vez más, priorice el trabajo al rezo. Él me sigue esperando. Siempre espera… y me quiere, siempre…

Un abrazo fraterno

Dios me habla. Y da vértigo… (Jeremías 1, 17-19)

Releo y releo…

Lectura de cabecera para mi esta de Jeremías y toque de atención, revolcón… antes todo eso que me da tanto miedo como para seguir dilatando el descubrir si es Dios quien me llama.

Releo y releo. Poco más puedo decir hoy. Releo, escucho, contemplo.

“Cíñete los lomos, ponte en pie y diles lo que yo te mando.
No les tengas miedo, que si no, yo te meteré miedo de ellos. 
Mira; yo te convierto hoy en plaza fuerte,
en columna de hierro, en muralla de bronce, frente a todo el país:
frente a los reyes y príncipes de Judá, frente a los sacerdotes y la gente del campo. 
Lucharán contra ti, pero no te podrán,
porque yo estoy contigo para librarte.» Oráculo del Señor.”

Un abrazo fraterno

pedir (WinCE)

Tu Señor te llama a la batalla (Jueces 6, 11-24a)

“Si el Señor está con nosotros… ¿por qué?”

Parece que pocas cosas han cambiado en el razonamiento de los hombres. No entendemos por qué soportamos tantas desgracias y calamidades, nosotros, que se supone que somos los protegidos de Dios. ¿Por qué? Es una pregunta clásica, legítima, lógica… Es difícil entender a Dios muchas veces. Es muy duro aceptar la realidad y su silencio.hobbit

Pero la respuesta de Dios no deja de ser sorprendente: primero apela a nuestra valentía y luego nos llama a salir a luchar, enviados por Él, con nuestras propias fuerzas. La solución está puesta encima de la mesa, por más que no nos la queramos creer, no nos guste, nos parezca ilusa…

Seguimos pataleando y clamando al cielo para que nos dé una solución a nuestros problemas cuando la solución ya está dada. Pero no es fácil, ni cómoda. No nos gusta. Preferiríamos que una legión de ángeles intercediera en las guerras para alcanzar la paz. Querríamos que Jesús mismo tocara a cada enfermo, a cada pobre… para curarles, para colmarles de bienes. Seguimos esperando el milagro divino EN LUGAR DE HACER LO QUE SE NOS HA DICHO.

La solución de Dios es solución. Es verdad: no va a bajar a actuar directamente, pero nos ha dicho: tú eres el ángel, tú eres Yo. Sal ahí. Yo te capacitaré, de protegeré, te ayudaré… “No morirás” nos dice el Señor.

No hay escapatoria. En nuestras manos tenemos la solución de los problemas, en clave de Dios, claro. Los milagros, tenemos que procurarlos nosotros. El Señor llama a los valientes a la batalla. No importa su tamaño ni su importancia. Sólo su valentía y su confianza.  ¿Quién está con él?

Un abrazo fraterno

Dios también te espera en bañador (Génesis 46, 1-7. 28-30)

No me digas que nunca lo has hecho. ¡Es genial! Te metes en el mar, bajo el sol, y te tumbas boca arriba con los ojos cerrados. Sin oponer resistencia. Sin miedo. Y dejas que las olitas, que la marea te lleve… Cuando tus pies empiezan a golpearse con la arena del fondo y la espalda empieza a rozarse, es que ya estás en la orilla de nuevo. Abres los ojos y todo es distinto. No hay nada tuyo cerca. Ni rastro de tu toalla. Sombrillas desconocidas. Caras nuevas. Señoras que no estaban cuando te metiste. Has aparecido en un lugar distinto e inimaginable cuando decidiste darte el baño.

paupau-haciendo-el-muerto

Hoy la Palabra nos habla de eso. Desde la primera lectura hasta el Evangelio, la propuesta del Padre hoy es veraniega y refrescante. Liberadora. Hoy el Padre viene y me pide que me dé el chapuzón, que me adentre en el mar y que no me preocupe, que deje mi vida en sus manos y que Él me irá llevando.

Muchas veces he intentando explicar que nunca fui demasiado racional en mi toma de decisiones. Eso no quiere decir que no las pensara, que no ponderara ventajas y dificultades… pero siempre, al final, me he dejado llevar por lo que yo siempre he llamado la “intuición del Espíritu”. Es esa brisa que te lleva hacia un sitio. Esa voz que te dice que venga, que por aquí. Esa ilusión serena que te impulsa hacia aquello que sientes te hará inmensamente feliz. No tiene sentido para muchos. No es razonable para otros. No se comprende para algunos. Pero yo siempre decidí de esa manera. Así me vine a Madrid hace ya 13 años, sin casa, trabajo y con la carrera sin terminar. Así empezamos nuestro noviazgo Esther y yo y decidimos casarnos. Así aparecí un año en Cercedilla y comenzó un precioso camino pastoral en la Escuela Pía. Así nos embarcamos en la aventura comunitaria con Felipe y Stella. Así celebramos la llegada de Álvaro, de Inés y la decisión de querer un tercer hijo y celebrar con gozo la llegada de Juan… Intuiciones maravillosas. Y llegó iMision y las redes y el Vaticano y Roma y CONFER y charlas y ponencias… ¡y la Fraternidad!

Efectivamente hay que estar dispuesto a abandonar seguridades y asumir riesgos. Hay que estar dispuestos a conocer lugares nuevos y sentirte en casa siempre, en todo lugar, con cualquier persona. Hay que estar dispuesto a seguir la voz de Dios y dejarse llevar.

Lo que para otros es imposible, a mi siempre me ha resultado liberador. Es la libertad de aquel que intenta poner sus sustento en el que no se muda.

Un abrazo fraterno

Tobías y Sara: unidos en la dificultad (Tobías 6, 10-11; 7, 1. 9-17; 8, 4-9a)

Hay momentos en la vida en los que parece realmente que alguien te está gastando una broma muy pesada. Ese alguien, incluso, puede llegar a ser Dios. Miramos arriba, sin entender nada, y con la sensación de que se está jugando con uno porque la vida no puede ser tan cruel. Eso mismo le estaba pasando a Sara, en la primera lectura, que ya había enterrado siete  maridos. Y lo que parece una historietilla del Antiguo Testamento, a mi me parece una historia que tiene mucho que decirme hoy.

familia unida1. Lo primero es lo ya comentado. Una familia en desgracia que no entiende nada de nada, que vive sumida en una tristeza profunda, fruto de una desgracia tras otra. Unos padres que sufren. Una hija que parece tocada por la mala suerte, o por el mal directamente… Una situación de indefensión tremenda en la que, sin embargo, Dios sigue estando presente. Esa familia sigue guardando esperanza en su corazón, sigue creyendo en su Dios y, pese a que podrían caer en la tentación de mirar arriba y hacerle causante de sus males, siguen esperando de Él la acción que cambie “la tristeza en gozo”. ¿Cómo vivo yo situaciones similares? ¿Cómo me enfrento a las situaciones personales de dolor? ¿Qué hago con Dios, qué hacemos con Él, cuando dejamos de entender las cosas y el sufrimiento empieza a hacer mella profunda en el corazón?

2. Tanto Sara, como su padre, como Tobías, como la madre… todos hacen lo que tienen que hacer. Son fieles a sí mismos, a su vocación, a la llamada de Dios. Pese a lo sucedido anteriormente, metiéndose posiblemente el miedo en el bolsillo, siguen caminando y dando pasos. No se paran. No se rinden. No se venden. No buscan la evasión ni lo fácil. Siguen picando piedra allí donde les ha dicho el Señor y siguen poniendo su confianza en Él. Son fieles. ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Qué tenemos que aprender de esta lección de humildad, fidelidad y confianza?

3. Y por último, la oración. Ponerse en manos de Dios. Saber cuáles son herramientas eficaces del creyente. Eso hacen Tobías y Sara antes de consumar el comienzo de su unión. Rezan. Hablan con su Padre y le piden, acuden a Él con confianza filial y le ponen delante su proyecto de futuro. Rezar. Rezar cuando empezamos un proyecto, cuando tomamos una decisión, cuando afrontamos un reto, cuando tenemos miedo, cuando anhelamos algo, cuando necesitamos algo… Él nos escuche amoroso y recibe nuestra súplica con los brazos abiertos. La oración nos transforma y es herramienta indispensable de cualquier caminante.

Hoy pido por toda esa gente que sufre, que prácticamente no sabe lo que es no sufrir, y hago mías las palabras de la madre de Sara: “Que el Dios del cielo cambie tu tristeza en gozo”.

Un abrazo fraterno