Entradas

Domingo II Adviento 2019 (Lc 1.26-38) #Inmaculada

María conoció una vida en plenitud.

A veces buscamos la felicidad y la plenitud en lugares donde no están. Y nos frustramos. Pensamos que en la comodidad, el bienestar, el éxito, los estudios, un buen trabajo, la holgura económica, la diversión… encontraremos eso que nos llene. Y no suele pasar.

María nos descubre que la felicidad está en responder a las grandes preguntas de la vida, en afrontar con confianza lo que viene, en estar disponible para otros, en plantear una vida en el alambre, pero llena de amor.

Otros te intentarán convencer de lo contrario: escapa de las grandes preguntas, evita consecuencias, busca la poltrona, piensa en ti mismo sobre todo y en tu paz interior, y no te quedes sin nada que experimentar o probar.

Cuando uno necesita del puenting, los deportes de riesgo, el paintball, de viajes a lugares exóticos, incluso de violencia y pequeñas revoluciones… es porque el corazón está seco y no está encontrando la fuente de la que mana el agua que sacia toda sed.

Mira a María y, desde ella, a Dios. Y ya verás.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador… #AsunciónDeMaría

Esta en italiano pero… da igual. Para mí es el Magníficat por excelencia de los hechos en pantalla. La alegría de María, su fuerza en su pequeñez, su confianza, su saberse elegida, su narrar el plan de Dios con esa sonrisa… Ideal para hoy.

Tres actitudes ante Dios que María nos enseña – III Jueves Adviento 2018 – (Lc 1,26-38)

Miedo, incapacidad y disponibilidad. Tres palabras sencillas que encierran todo un universo de sentimientos, pensamientos e historias que nos hablan de Dios. Tres palabras que conoció María y que uno puede extraer del Evangelio de hoy, el de la tan conocida Anunciación.

Atemorizada

María siente miedo ante el Misterio. Ese es el comienzo de su camino, cuando escucha el saludo del ángel y, de repente, siente que algo desconocido entra en su cotidianeidad, en lo íntimo de su corazón. María, judía y creyente, escucha y lo que escucha la turba. Presiente que algo distinto, nuevo, grande… está pasando. Algo que se escapa a su control, a lo conocido. María toca con sus sentidos a Dios, tiene experiencia de Él. Y se asusta, se descoloca, se remueve, se inquieta. ¿Por qué tendemos siempre a identificar a Dios con la paz? Eso, tal vez, vendrá luego. Cuando Dios llega a tu vida, de repente, sin avisar, con ganas de tocarte el corazón… descoloca.

Incapaz

El siguiente sentimiento que embarga a María es el de la incapacidad personal. Tras conocer el plan de Dios, María, como todos, se lo lleva a lo personal: Yo no puedo, yo no sé, yo nos soy capaz, cómo puede ser posible si… María siente lo mismo que sentimos tú y yo tantas veces, cuando pensamos que depende de nosotros que Dios haga lo que tiene que hacer. Sí y no. Dios hace más allá de nosotros, de nuestras capacidades, de nuestras posibilidades, de nuestros títulos, de nuestros conocimientos… Dios es el que lo hace todo.

Disponible

Esta es la respuesta de María. El Espíritu que la habita encuentra espacio para responder, para mitigar el desconcierto y descubrir que no es ella la que obrará el milagro. Dios no le pide el milagro sino la disponibilidad para que el milagro acontezca. Finura de matices que, a la vez, son tan importantes… El milagro es de Dios, la acción es de Dios… pero la posibilidad la ponemos nosotros. Esa es la actitud final de María. Esa es la respuesta. Esa es también la respuesta de Jesús en Getsemaní. Un Fiat que lo cambia todo.

Fiat. Yo también.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Alégrate – I Sábado Adviento 2018 – (Lc 1.26-38)

Saberte amado, elegido, mimado y enviado por Dios y responder SÍ sólo puede producir alegría. Y cuando no hay alegría es porque ese cordón umbilical se ha roto. Esto, que nada tiene que ver con la vivencia sana de las diferentes emociones humanas, es exactamente la vivencia de María. María también conoció el dolor, la tristeza, la incomprensión, la soledad. No creo que sea un ejemplo de mujer inconsciente y frívola, aupada en la nube de su anunciación. No. Más bien creo que la alegría profunda del «Hágase» la acompañó toda su vida.

Muchas personas siguen percibiendo en la Iglesia y en la misma experiencia de fe, más una carga que una auténtica liberación. Mucho tiene que ver la percepción que tienen de cómo lo llevamos aquellos que nos decimos creyentes. Debería cuestionarnos. Porque Dios nunca es una carga y si lo es, malo. Más bien es al revés: Dios es quién lleva la carga con nosotros.

La alegría, en la que tanto insiste el Papa Francisco, es signo distintivo de que miramos la realidad con los ojos de Dios, porque ya le hemos hecho sitio en nuestras entrañas, como María. La alegría es el más claro mensaje de que el Reino ya está aquí y sólo tenemos que abrir los brazos para aceptarlo. La alegría es acoger lo que soy, acoger al otro, acoger al mundo… y quererlo, quererme, querer a todos.

Ojalá que en este día de la Inmaculada Concepción, María, la Madre, nos ayude a decir sí, a apostar por una felicidad que comienza aceptando que Dios es el mayor interesado en que la encontremos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

El día de Sta. María (Lc 1,39-56)

El día de Santa María siempre me ha pillado de vacaciones en Badalona y siempre fue día grande, no sólo porque es Fiesta Mayor en la ciudad sino también porque es el santo de mi yaya María. Esa mañana, la casa se llenaba de gente. Tíos, primos, amigos y conocidos que se acercaban a casa a felicitarla. Horchata, patatas fritas… los aperitivos preparados para invitar a los que viniesen. Gran ambiente. Y luego a misa. Una misa que nunca me ha gustado mucho, con calor, humedad y ropa buena y nueva, con la que mis padres nos vestían para la ocasión.

Todas las fiestas tienen un origen. Lamentablemente, en los tiempos que corren, nos gusta celebrar sin saber por qué lo hacemos. Tenemos fiestas, vacaciones, fuegos artificiales, orquestas, tradiciones y costumbres… que repetimos año tras año sin importarle a nadie el por qué, la razón de que eso llegue a nuestros días.

Hoy celebramos a María. Celebramos su sí. Celebramos su valentía, su coraje, su determinación, su generosidad, su fidelidad, su compromiso, su apuesta clara, su honestidad, su dignidad, su firmeza, su maternidad. María, hoy, es una mujer modelo. Hoy tal vez la llamaran feminista. Y tal vez lo fue. Y con certeza que marca el camino de cuál debe ser el auténtico feminismo. Una mujer que afrontar su particularidad en una familia, en un pueblo, en una sociedad, que gira la cara a la mujer y que la considera de segunda. Y allí está ella. Mirada por Dios. Con una alegría con la que arrampla con toda la dificultad que tiene que afrontar. Porque sabe que con Dios a su lado, nada tiene que temer. No entendió muchas cosas aunque de amor entendía un rato. Y se supo sometida solamente a la voluntad de Dios. Vacía de todo. Llena de Dios. Madre de todos por su Hijo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Quiero el corazón de María (Lc 2,41-51)

Ayer el Sagrado Corazón de Jesús y hoy el Inmaculado Corazón de María. Parece que estoy oyendo a Anne Igartiburu diciendo eso de «corazones»… El caso es que si unas cuantas tenemos que acoger del corazón de Jesús, el de María no le va a la zaga.

Nos encontramos con la lectura famosa de la pérdida de Jesús a sus 12 años y de la regañina que le cae cuando sus padres lo encuentran en el Templo. Me imagino los nervios y la tensión en los rostros angustiados de esos padres, busca que te busca, haciendo el camino al revés buscando al ya casi adolescente Jesús. Y la reacción de este ante el rapapolvo no deja de ser desconcertante. Y aquí viene el punto.

El corazón de María es un corazón abierto a Dios, desde siempre, lleno de gracia pero, a la vez, un corazón acostumbrado a sufrir, acostumbrado a no entender, acostumbrado a lo desconcertante de su querido hijo que, más de una vez a lo largo de su vida, es capaz de dejarla sin palabras, sin saber qué decir. No estamos tan lejos de María en esta experiencia de encontrarnos muchas veces con «lo desconcertante de Dios» o, tal vez, con nuestra humana incapacidad para lograr entender. Y debemos de aprender de María el ser capaz de guardar en su corazón sin perder ni un ápice de fe.

María sabía bien quién la había elegido. Se sabía amada y querida. Y conocía a Dios a través de un hijo que se lo iba desvelando cada día. Y supo vivir como testigo de primera fila del sorprendente actuar del Señor. Ojalá nosotros, como ella, también sepamos. Ojalá se nos conceda ese don.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

María y los escolapios (Lc 1,39-56)

María actualiza el salmo de hoy en su visita a Isabel. «Mi fuerza y mi poder es el Señor», dice el salmista, y María, desde ahí, proclama la grandeza de su Salvador.

¿Puedes tú, con el salmista, con María, decir que tu fuerza y tu poder es el Señor? ¿Puedes decir que tu fuerza y tu poder no son el dinero que tienes en el banco, ni la casa en la que vives, ni el coche en el que viajas, ni los libros que has leído, ni los títulos que tienes, ni los planes futuros? ¿Puedes plantear tu vida desde la grandeza de un Dios que se hace carne en tu pequeñez y que, desde ti, pretende llegar a todos? ¿Dónde encuentras tu fuerza? ¿Dónde la pierdes?

Hoy es también el Día de Oración por las Vocaciones Escolapias. Sin duda, tiene mucho sentido, celebrar este día junto con la Visitación. Comprobar que, al final, se trata de dar un sí, de abandonarse, de reconocer que no es en uno donde reside la fuerza. Es Dios quién me llama, es el Señor quién obra en mí, es el Espíritu que me habita el que pone la palabra en mi boca, el que me lleva aquí y allá, el que libera, cura, sana, salva.

Ojalá muchos hombres y mujeres de hoy estén dispuestos a ser buenos escolapios, siendo laicos y religiosos. Escolapios que dediquen su vida por entero a los niños y jóvenes. Escolapios que vivan con pasión la educación y que encuentren en la escuela un auténtico camino a Jerusalén, un lugar donde vaciarse y dar la vida por completo.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

María, la alegre dolorosa

En la Eucaristía de hoy, el sacerdote, en su homilía, incidía en cómo al hablar de María siempre resaltábamos más la alabanza, la admiración, el hecho de haber sido elegida, su respuesta, su disponibilidad… pero pocas veces nos sentamos a meditar sobre el sufrimiento de su vida, no sólo al pie de la Cruz.

María es una madre que sufre desde el primer momento de su SÍ. Es la dolorosa desde que no duda y acepta ser la Madre del Señor. El sufrimiento que le comporta estar embarazada sin estar ya viviendo con José, el sufrimiento del hijo que se pierde, el sufrimiento de quedarse sola sin su esposo, el sufrimiento de la marcha del hijo, el sufrimiento del prendimiento, del calvario, de la muerte…

Pero es verdad que María nos enseña cómo llevar ese dolor y cómo ponerlo en manos del Señor, confiando plenamente en Él. Su confianza, su disponibilidad, su fidelidad… le proporcionan, a su vez, una alegría contagiosa, difícil de alcanzar en medio de lo terrible cuando sólo existe la oscuridad. María no es una dolorosa a oscuras. María es una antorcha refulgente en medio de la noche. Mirémosla, hablémosle y pidamos para nosotros seguir sus pasos.

Un abrazo fraterno

Cómo entender a Jesús y no morir en el intento

Esta pasada Semana Santa grabé una película que emitieron por Telecinco y que mi amiga Paula me había recomendado: María de Nazaret, con Alissa Jung en el papel de María y Paz Vega como Magdalena. Recomendada. Es la historia de María contada desde una mirada distinta, particular, tremendamente alegre. La figura de María cobra un nuevo sentido en muchos momentos y ayuda a adentrarse en su misterio.

Uno de los pasajes que sale en la película es este que nos encontramos en el Evangelio de hoy. El de hoy puede resultar, sin duda, un Evangelio desconcertante. Un Jesús que parece estar especialmente rudo y desagradable con su madre. La pregunta es inevitable: ¿Cómo Jesús puede ser tan desagradable y airado con su madre? ¿Cómo se sentiría la Virgen ante tal respuesta de su Hijo amado? La película nos muestra una escena en la que el desarrollo de los hechos es ligeramente distinto a lo que imaginamos.

María no llega aquí de nuevas. María conoce a su Hijo, sabe quién es y cuál es su misión. María ya ha pasado por la Anunciación, ya ha pasado por el compromiso y la boda con José, por la falta de entendimiento de su gente, por el nacimiento de su Jesús en un pobre pesebre y la visita de pastores y Magos. Esta es la María que ya perdió y encontró a su Hijo en el Templo tras tres días y la que lo vio marchar dispuesto a hacer lo que Dios le había encomendado. Esta María… no se cae del guindo; esta María ya había meditado y rumiado todo en su corazón. En la película se muestra a una María que entiende lo que su Hijo quiere decir y que se alegra con Él y con su Palabra. En la escena, ella es, posiblemente, la única que se entera

Entender al Señor no es sencillo muchas veces. A mí me resulta complicado comprender muchas cosas que el Señor consiente, muchas cosas que el Señor y su Iglesia dicen… la clave está en María y en su camino: el camino de la humildad, de la disponibilidad, de la aceptación, del amor a Jesús, de la meditación. Sin eso todo se hace muy complicado. Con eso… los misterios estarán mejor iluminados.

Así sea.