¿Puedo meterme en la vida de los demás? #buenapregunta

En el mundo hay de todo: desde aquellos entrometidos cuya diversión principal es meterse donde nadie les llama, hasta aquellos otros que, prudentemente o por principios, no mueven un dedo hasta que se les solicita. Yo me pregunto: ¿dónde está la medida?

La medida, como siempre, es el amor. Y sí, hay que meterse en la vida de aquellos que están confusos, heridos… de aquellos que viven en la tiniebla y que, poco a poco, gota a gota, o de golpe, pueden mandar su existencia a pique. Yo me meto en la vida del otro porque le amo, porque le quiero y porque ese amor me obliga a abrazarle, a acariciarle, a mirarle a los ojos, a decirle, a contarle, a estar a su lado… ¡No puedo permitir que caiga por el precipicio! Lo que hace Jonatán con David y Saúl, vamos… Jonatán se entromete para salvar a ambos: a David, de la muerte, a Saúl de una decisión que le condenaría eternamente.

Meterse, entrometerse por amor, en la vida del otro significa jugarse la vida propia. Uno también se la juega en esta decisión. La vida se me puede complicar e incluso puedo perder al otro definitivamente. Es arriesgado. Pero no hay opción. No puede haberla. No hacer nada… nos condenaría a nosotros mismos. Pero también significa desplegar toda la escucha de la que soy capaz, toda la ternura, todo el tiempo, toda la empatía, todo el respeto… Significa desterrar el juicio sobre el otro y sólo amar.

Un abrazo fraterno

canarias 141

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *