No podemos buscar, ni pedir, ni llamar por ti… #Cuaresma

Busca, llama, pide…

Son tres verbos que implican acción por parte de uno. Es verdad que luego viene lo bonito. Eso de que uno encuentra, de que a uno se le abre, de que a uno se le da… pero eso lo hace Dios y es la segunda parte de la ecuación.

Tres verbos que definen una actitud ante Dios, ante la vida, ante lo trascendente, ante la Verdad y lo que no entendemos.

Busco porque no vivo acomodado, porque no me conformo, porque considero que no he llegado todavía a ser todo lo feliz que puedo ser, todo lo pleno.

Pido porque mis fuerzas son limitadas, porque no lo puedo todo ni lo tengo todo. Porque necesito de otros, de Otro, porque conozco mis carencias y mi pequeñez. Pido porque deseo.

Llamo porque no quiero estar solo, porque sé que detrás de la puerta hay alguien, alguien que me espera para amarme, alguien a quien todo se lo puedo contar, alguien con quien puedo ser quien soy.

Cuaresma es tiempo de desierto y conversión pero que, irremediablemente, debe traducirse en acción.

Un abrazo fraterno

puerta

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *