Entradas

La alegría que viene de dentro (Jn 16,20-23a)

Una alegría que no depende de las circunstancias, ni de las personas. Una alegría profunda que brota de una fuente inagotable. Una alegría que es don. Una alegría que es regalo y fruto de la presencia del Espíritu en nosotros.

No es un falso optimismo. No es una actitud ingenua e inconsciente. No parte de una mirada irreal del mundo y las personas. Más bien al contrario. ES un optimismo que se sustenta en la Resurrección. Es una actitud que brota de la entrega. Es una mirada desde el amor de Cristo.

No busquemos tanto el placer, el éxito, la felicidad mundana. Abramos nuestro corazón al Espíritu y estemos alegres, verdaderamente alegres.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

¡Es hora de quitarse el luto! – II Domingo Adviento 2018 – (Bar 5,1-9)

Llega el Señor. Está a punto. Y llega para cambiarlo todo. Cuando Él se hace presente, cuando le hacemos un hueco en la vida, en casa, en el mundo, todo toma un cariz diferente. El luto desaparece.

Y es que vamos de luto. Cabizbajos. Apresurados. Desilusionados. Ansiosos. Airados. Solos. Tristes. Inconscientes. De aquí para allá, convencidos de que nuestra vida es de envidiar. Le hemos dado la espalda a la naturaleza, y al silencio, y a las verdades, y a las certezas, y a las grandes palabras, y a los mayores, y a los niños, y a la espontánea libertad, y a la confianza en el futuro. Vivimos atemorizados, intentando asegurar cada segundo de nuestra existencia, sin darnos cuenta que acabamos ahogándola.

El Señor viene con un traje para cada uno, un traje nuevo. Y nos trae una flor. Y un poco de viento fresco. Y una naranja chillona con olor a vida. El Señor viene para levantar nuestros rostros. Nos trae sosiego y paz. E ilusión. Viene a calmar nuestro corazón. Y a acompañarlo. Nos trae una alegría desbordante, siendo conscientes de quiénes somos y de nuestra realidad. Viene a recuperarnos. A querernos. A refrescarnos. Viene a habitar nuestras oscuras profundidades para que le encontremos ahí cuando nos asuste cómo somos. 

No hay motivo para la desesperanza. Estamos en sus manos. En las mejores. Quiero que llegues ya. Y calmes mi inquieto latir. Y que me tiendas la mano y, mirándome a los ojos, me repitas que nunca te vas a ir.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Alégrate – I Sábado Adviento 2018 – (Lc 1.26-38)

Saberte amado, elegido, mimado y enviado por Dios y responder SÍ sólo puede producir alegría. Y cuando no hay alegría es porque ese cordón umbilical se ha roto. Esto, que nada tiene que ver con la vivencia sana de las diferentes emociones humanas, es exactamente la vivencia de María. María también conoció el dolor, la tristeza, la incomprensión, la soledad. No creo que sea un ejemplo de mujer inconsciente y frívola, aupada en la nube de su anunciación. No. Más bien creo que la alegría profunda del «Hágase» la acompañó toda su vida.

Muchas personas siguen percibiendo en la Iglesia y en la misma experiencia de fe, más una carga que una auténtica liberación. Mucho tiene que ver la percepción que tienen de cómo lo llevamos aquellos que nos decimos creyentes. Debería cuestionarnos. Porque Dios nunca es una carga y si lo es, malo. Más bien es al revés: Dios es quién lleva la carga con nosotros.

La alegría, en la que tanto insiste el Papa Francisco, es signo distintivo de que miramos la realidad con los ojos de Dios, porque ya le hemos hecho sitio en nuestras entrañas, como María. La alegría es el más claro mensaje de que el Reino ya está aquí y sólo tenemos que abrir los brazos para aceptarlo. La alegría es acoger lo que soy, acoger al otro, acoger al mundo… y quererlo, quererme, querer a todos.

Ojalá que en este día de la Inmaculada Concepción, María, la Madre, nos ayude a decir sí, a apostar por una felicidad que comienza aceptando que Dios es el mayor interesado en que la encontremos.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

La alegría de ir (Sal 121)

Hoy es uno de esos días que leo las lecturas y no me dicen nada. No sé si es que son muy difíciles o si yo estoy muy árido, o despistado, o frío, o distante. El caso es que me agarro como a un clavo ardiendo a la alegría del viaje que nos propone el salmo.

La vida es un viaje hacia Dios que hay que hacer con alegría. Está, como todo viaje de ida, lleno de deseo y de ilusión por llegar al destino. A veces se hace largo. Parece que no vamos a llegar nunca. El secreto está en disfrutar también del trayecto, en considerar al trayecto parte del destino.

Alegría quiero, Señor. Alegría para no sucumbir a mi desánimo, a mi desaliento, a mi confusión.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Devuélveme la alegría (Sal 50)

Tanto la primera lectura de hoy como el salmo son dos palabras preciosas que me vienen estupendamente para irme recuperando del dolor y del enfado de estas últimas horas. El Señor es capaz de hacerlo todo nuevo y la esperanza debe seguir firme e inquebrantable. Así como el pecado y la oscuridad nos destruyen y nos cercan, así somos restaurados para volver a comenzar. En lo personal y en lo eclesial.

Pero dos cosas que hoy me dice el Señor que creo que son muy importantes. La primera es que me juzgará según mi proceder. Lo dice el profeta y lo dice así después de haberse extendido explicando cómo vive y actúa un hombre justo. Es lo que hago en la vida lo que marca la diferencia. No es lo que pienso, ni lo que deseo, ni de lo que me arrepiento… es lo que hago. Lo que hago con mi tiempo, lo que hago con los pobres, lo que hago en mi familia, lo que hago en la Iglesia. Son las decisiones que tomo, las opciones que elijo, los caminos que recorro. Con el riesgo de equivocarme, el Señor me pide acción.

La segunda cosa habla más de Dios que de mí. «No quiero la muerte de nadie» dice el Señor. El quiere que todos seamos felices, que todos hagamos el bien, que todos descubramos la verdad, que todos obremos con justicia. Dios quiere que todos nos salvemos. ¡TODOS! Dios siempre alienta al cambio, a la reparación, al arrepentimiento. Siempre hay tiempo. ¡Qué deseo tan bonito del Padre!

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Voy a transformar a Jerusalén en alegría (Isaías 65,17-21)

Como decíamos en comunidad, esta lectura de Isaías es una de estas que se sale un poco del «aroma amoratado» del que hemos impregnado la Cuaresma. Es una lectura que alegra los oídos y que uno podría estar degustándola de continuo.

Yo veo esa Jerusalén de la que habla Isaías como un estado personal, un estado al que se llega tras la experiencia real de encuentro con el Resucitado. Un estado de paz interior, de heridas curadas, de esperanza y confianza… Yo deseo llegar ahí. Quiero que Dios haga eso conmigo. ¡Lo quiero! Ya lo comenta el Evangelio: primero viene descubrir la propia necesidad, luego desear la vida, ir a Jesús y, por último, ponerse en camino lleno de fe. Ese proceso transforma. Y yo voy poco a poco. No es un proceso secuencial sino más bien circular…

Ojalá esta Cuaresma sea un pasito más. Ojalá la Alegría se quede a vivir en propiedad.

Un abrazo fraterno

Cuando llega… todo se para…

Vídeo encontrado en el blog «A vosotros mismos»

Este vídeo me ha hecho llorar. Yo es que soy muy tonto y la música consigue de mi lo que muy pocos. Y la música clásixa y la ópera mucho más. Y me ha hecho pensar también. Me ha hecho pensar que tiene mucho que ver con la llegada de Jesús en Navidad.

Todos andamos en nuestros quehaceres cotidianos pero simpre se alza una voz, una música, un algo… que nos moviliza. Lo dejamos todo. Nos olvidamos de aquello que tanto nos preocupaba. Porque tenemos sed de alegría, de libertad. Tenemos ganas de quitarnos el corsé y disfrutar de la vida y de las personas. Y sonreimos. Y nos miramos y, por un momento mágico, nos sentimos hermanos de todos, parte de un todo maravilloso que vale la pena. ¡Y brindamos! ¡Y celebramos! ¡Y queremos vivir y hacer realidad todos nuestros sueños! Ese Cristo que nace consigue ser ópera en nuestros corazones. No desperdiciemos la ocasión porque, en el fono… nos gusta la ópera.

Muchos besos

Alégrense y gocen contigo todos los que te buscan (Sal 39)

El camino hacia Dios tiene que ser un camino de alegría. De alegría consciente. De alegría pura. De alegría sana. De alegría de verdad. Pero de alegría. Un cristiano es alguien alegre, a quien Dios le hace feliz, a quien construir Reino le hace feliz. Os dejo un vídeo de la comunidad de religiosas de Lerma, ya bastante famosa por lo que tiene de «milagrosa» desde la llegada de Madre Verónica. La alegría debe ser seña de identidad sino… de nada vale.

… se me alegra el corazón (Sal 15)

Me da mucha pena haber tenido este blog tan abandonado tanto tiempo pero no puedo perder ni un segundo en lamentaciones de algo que tampoco es tan importante. Me he dedicado a la vida y sus quehaceres y hay veces que no se puede todo.

Estamos en Pascua. Cristo vive. Y el salmo pone palabras en mi boca que hago mías. Porque el corazón se me alegra también como al salmista. Se me alegra al ver que Jesús me sigue saliendo al encuentro y me sigue encomendando la misión de anunciar que está vivo, que el miedo es menos poderoso que la alegría de la Resurrección.

Ha sido una Pascua especial ésta. La he disfrutado en Cercedilla, con Esther y los niños, con la comunidad en pleno, con muchos jóvenes bien conocidos, con personas queridas que hacía tiempo que no veía, con nuevos amigos y hermanos en el Señor, con escolapios, con calasancias… Fue una Pascua en la que hubo de todo y en la que. día a día, nos fuimos adentrando en los misterios que año tras año la Iglesia nos anima a revisar y a revivir. Estoy muy contento, sobre todo, de haberla celebrado en familia y con mi comunidad. Como los antiguos.

Ojalá la luz de Cristo prenda fuerte de nuevo en mis entrañas. Luz para el mundo.

Un abrazo fraterno

3misa_clip_image001

Se alegra mi espíritu en Dios (Lc 1, 39-56)

Es una frase que lo llena todo.

ALEGRÍA. ESPÍRITU. DIOS.

Es la alegría de saberse elegida, acogida y amada.

Es la alegría que nunca se acaba.

Un abrazo fraterno